Los proveedores chinos de IoT exponen a las empresas del Reino Unido al espionaje y al robo de datos

  • Categoría de la entrada:TECNOLOGÍA

Las empresas de tecnología chinas están suministrando componentes utilizados en una amplia gama de dispositivos inteligentes industriales y domésticos que podrían exponer a empresas y gobiernos al espionaje electrónico por parte del estado chino.

El desarrollo de módulos de Internet de las cosas (IoT) celular en China, que se utilizan ampliamente en dispositivos inteligentes en agricultura, fabricación, transporte y CCTV, plantea un riesgo grave pero en gran medida no reconocido, según un estudio publicado hoy.

El estudio de Charlie Parton, un destacado experto en China con 37 años en el servicio diplomático, advierte que, a largo plazo, la dependencia de los módulos fabricados en China en el IoT representa un riesgo mayor que la tecnología 5G de China, que fue suministrada por Huawei: hasta que fue prohibido en diciembre de 2020.

Parton argumenta que las amenazas son reales. Por ejemplo, en enero, los funcionarios del gobierno descubrieron un módulo IoT celular chino, utilizado como dispositivo de seguimiento en un automóvil utilizado por ministros de alto nivel, que había sido ocultado en partes de los proveedores chinos, según un informe en el i periódico.

Crecimiento de proveedores chinos de IoT

Los dos principales proveedores de módulos de IoT de China, Quectel y Fibocom Wireless, suministran módulos de IoT a una variedad de empresas tecnológicas chinas. Incluyen al fabricante de cámaras de vigilancia HikVision; HiSilicon, que diseña chips de silicio; DJI, fabricante de drones; y el proveedor de equipos de telecomunicaciones ZTE, cada uno de los cuales está sujeto a controles de exportación en los EE. UU.

Fibocom se ha expandido a Canadá y EE. UU. a través de adquisiciones y ha obtenido contratos para suministrar a fabricantes de PC como Lenovo, Dell y HP, que utilizan módulos Fibocom en sus computadoras.

Qualtec apunta a EE. UU. y América Latina y está tratando de ingresar al mercado automotriz en el extranjero.

Al igual que otras empresas chinas, Quectel y Fibocom están sujetas a las leyes de seguridad nacional de China, que les exigen cumplir con las solicitudes del estado chino.

espionaje electronico

El informe advierte que el Partido Comunista Chino (PCCh) podría usar módulos IoT para recopilar datos con fines de inteligencia.

Esto podría incluir el uso de módulos IoT integrados en las cadenas de suministro y los sistemas logísticos utilizados por los fabricantes de defensa para crear una imagen de cuántas piezas de repuesto y sistemas de armas se han entregado y dónde.

Los datos de los módulos de IoT también podrían usarse para identificar a las personas que podrían ser susceptibles de ser contratadas por las agencias de inteligencia chinas.

Al combinar datos de una amplia gama de fuentes, sería posible identificar a los trabajadores clave del gobierno y sus posibles vulnerabilidades.

‘Comunismo de riesgo’

La política industrial de China tiene como objetivo garantizar que las empresas chinas dominen las nuevas tecnologías e industrias.

Lo que Parton llama “comunismo de riesgo” alienta a las empresas chinas a comprar empresas extranjeras, en particular nuevas empresas que no están protegidas por la Ley de Inversión en Seguridad Nacional del Reino Unido, para crecer, obtener tecnología y propiedad intelectual, o reducir la competencia.

Argumenta que China podría acceder a los datos de los módulos IoT en los sistemas de logística, fabricación y transporte para monitorear las cadenas de suministro industrial.

Esos datos proporcionarían información sobre la productividad, la cantidad de suministros utilizados por las empresas y su eficiencia.

Un actor malicioso podría usar la información para «afinar» sus ofertas para proyectos de infraestructura o para competidores, dice Parton, o para obtener otras ventajas estratégicas sobre sus competidores.

Riesgos de privacidad para las personas

El Partido Comunista Chino también podría comprometer la privacidad del público al recopilar datos de los módulos IoT fabricados en China que se utilizan, por ejemplo, en dispositivos portátiles como relojes inteligentes, dispositivos de cocina inteligentes, cámaras en las puertas y medidores de electricidad y gas.

Mediante la recopilación de datos generados a medida que las personas interactúan con los dispositivos IoT, en particular los pagos electrónicos y la información de viajes, es posible determinar quién se ha reunido con quién y dónde.

Combinado con el aprendizaje automático, será posible predecir dónde podría estar una persona o cómo podría actuar en un momento determinado.

“Tal capacidad es una amenaza no solo para la libertad individual y la libertad de elección, sino también para la seguridad a través del mayor riesgo de campañas de chantaje efectivas”, dice el informe.

Ciudades inteligentes

La tecnología de los proveedores chinos sustenta el desarrollo de ciudades inteligentes, que brindan a las autoridades de la ciudad mejores formas de administrar su transporte e infraestructura.

Sin embargo, se basa en el trabajo encargado por el Partido Comunista Chino para vigilar a las poblaciones minoritarias como los uigures, que han sido sometidos a campos de internamiento en China.

El Centro Nacional de Seguridad Cibernética, una rama de GCHQ, advirtió a los consejos en 2019 que los proveedores de tecnología de ciudades inteligentes pueden verse presionados para filtrar datos de los servicios de inteligencia en sus países.

El Consejo del Condado de Bournemouth abandonó los planes para un proyecto de ciudad inteligente con el proveedor chino Alibaba luego de la intervención del gobierno, mientras que Milton Keynes canceló un proyecto de ciudad inteligente con Huawei, el Tiempos financieros informado.

riesgo de dependencia

Según el informe, tres empresas chinas tienen más de la mitad del mercado internacional, incluido el gran mercado interno chino, de módulos IoT celulares.

Debido a que China considera el internet de las cosas como una tecnología estratégica, estas empresas se benefician del acceso a subsidios, precios preferenciales y un mercado interno que excluye la competencia internacional.

Si las empresas chinas continúan aumentando su participación en el mercado global y superando a los competidores extranjeros, otras empresas se volverán dependientes de China para los módulos de IoT celular.

“Dada la inmensa importancia de estos módulos para la industria y la vida modernas, esto haría que otros países fueran muy vulnerables a una amenaza de retención de suministros”, dice el informe publicado por la consultora OODA con sede en Washington.

Los países deben tomar medidas

Parton argumenta que los países occidentales deben tomar medidas para preservar a sus fabricantes de IoT frente a la competencia china, ya que ya han tomado medidas sobre 5G y semiconductores.

“Cuanto mayor sea el retraso en la limitación de los módulos IoT celulares chinos, más difícil y costoso será reemplazarlos. La ventana de oportunidad se está cerrando, pero sigue abierta”, dice.

fuente

Deja una respuesta