La presión occidental sobre China y Rusia en el organismo de derechos humanos de la ONU se enfrenta a una prueba

  • Categoría de la entrada:Associated Press

GINEBRA (AP) — Los países occidentales están liderando una rara campaña de dos frentes en el principal organismo de derechos humanos de la ONU para examinar mejor los registros de derechos humanos de dos grandes potencias mundiales: China, por acusaciones de abusos durante una campaña contra el extremismo. campaña en el oeste de Xinjiang y Rusia, por la represión de su gobierno contra la disidencia y las protestas contra la guerra en Ucrania.

Ir tras dos miembros de la ONU tan influyentes, dos de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad no menos, al mismo tiempo no será una tarea política pequeña, dicen diplomáticos y defensores de los derechos. Da testimonio de una brecha cada vez mayor entre las democracias y los países más autocráticos, y se perfila como una apuesta de influencia geopolítica, cuyo resultado resonará más allá de la sala de conferencias de Ginebra donde se reúne el Consejo de Derechos Humanos.

Algunos diplomáticos occidentales insisten en que es ahora o nunca, y dicen que sucede que los dos temas necesitan atención por separado.

Gran Bretaña, Canadá, EE. UU. y los cinco países nórdicos están liderando un llamado para miembros del consejo acordar un debate en su próxima sesión en marzo sobre supuestos abusos contra los uigures y otros grupos étnicos mayoritariamente musulmanes en Xinjiang. Su objetivo es generar impulso en un informe del 31 de agosto del jefe de derechos humanos de la ONU que planteó preocupaciones sobre posibles crímenes contra la humanidad durante la campaña contra el extremismo de Beijing en la región.

El martes, 26 Unión Europea los países, todos ellos excepto Hungría, presentaron una propuesta para que el consejo designe un “relator especial” sobre Rusia, citando una serie de preocupaciones sobre arrestos y detenciones masivas; acoso a periodistas, políticos de la oposición, activistas y defensores de derechos; y represiones, a veces violentas, contra los manifestantes contra la guerra del presidente Vladimir Putin en Ucrania.

Ambos temas se someterán a votación cerca del final de la sesión actual del consejo el 7 de octubre.

Ya está en marcha una intensa diplomacia de trastienda. Los países en desarrollo de Asia, América Latina, África y Oriente Medio constituyen la mayoría de los 47 miembros actuales del consejo. Los aliados incondicionales de China y Rusia, incluidos Cuba, Eritrea y Venezuela, son miembros, al igual que la propia China. Los países occidentales y europeos tienen 13 escaños.

Algunos diplomáticos europeos han expresado su preocupación de que los lazos culturales, políticos y económicos, incluso la dependencia, que muchos países en desarrollo tienen con Rusia y China podrían torpedear las iniciativas occidentales.

Alexander Pchelyakov, secretario de prensa de la misión diplomática rusa en Ginebra, rechazó la propuesta occidental «politizada» sobre Rusia, insistiendo en que sus «objetivos principales son castigar a Rusia por seguir un curso de política exterior independiente». y desviar la atención de los propios problemas de Occidente en lo que respecta a los derechos humanos, la economía y la energía.

La propuesta sobre China es para un simple debate, sin un seguimiento coherente de la situación de los derechos, y es casi la forma menos intrusiva de escrutinio que el consejo podría buscar. El llamado no llega a crear un equipo de investigadores para investigar posibles delitos en Xinjiang, o designar un relator especial, una propuesta que está sobre la mesa con Rusia.

John Fisher, subdirector de defensa global en Human Rights Watch, dijo recientemente que la acción sobre China y Rusia son sus dos principales prioridades, y representan un “desafío no pequeño”.

“Hubo un tiempo en que estados como China y Rusia se sentían casi intocables”, dijo. “Pero ahora se siente que los estados de principios finalmente están diciendo ‘basta’ y haciendo frente a aquellos que buscan perturbar el orden internacional basado en reglas”.

“Incluso el hecho de que estas iniciativas sean bajo consideración activa, y es muy probable que ambos avancen, es en sí mismo una señal de la relevancia y el compromiso del Consejo de Derechos Humanos”, agregó Fisher.

Los diplomáticos occidentales parecen sentirse más seguros sobre el éxito con la medida de Rusia. El consejo tiene poco poder para obligar a los países a actuar, y hay poca certeza de que Moscú incluso permita que un monitor externo respaldado por la ONU ingrese a Rusia como parte del puesto, si el consejo busca crearlo.

La propuesta de debate de Xinjiang se perfila como la mayor demanda, dicen los diplomáticos. La situación se percibe, con razón o sin ella, como menos apremiante que en Rusia, donde continúa la represión. China, siempre protectora de su reputación a medida que aumenta su perfil global y su poder, ha dicho que ha cerrado en gran medida lo que llamó centros de capacitación en Xinjiang, y lo que los críticos ridiculizaron como centros de detención.

Un diplomático occidental cuyo país respalda el debate sobre Xinjiang, hablando bajo condición de anonimato debido a la delicadeza del asunto, insistió en que la propuesta era una respuesta «medida». A algunos partidarios de China les preocupa que el plan para un debate de primavera sea secretamente un pie en la puerta, un esfuerzo silencioso que apuntará a aumentar la presión sobre Beijing más adelante.

Una prueba clave será con África, cuyos países ocupan 13 escaños en el consejo. Algunos tienen poblaciones predominantemente musulmanas.

Nicolas Agostini de DefendDefenders, una ONG que promueve los derechos humanos en África Oriental, dijo a los periodistas recientemente que estima que la mayoría de los países africanos se abstendrán en la votación de Rusia, pero tal vez uno o dos —“identificamos a Malawi y Gambia como los dos estados africanos más progresistas que son miembros del consejo en este momento”— votarán a favor.

“Con respecto a China, es mucho más complejo, ”, dijo, aludiendo a la “extrema presión china sobre los estados africanos, incluidos los miembros de la OCI, la Organización de Cooperación Islámica, que son estados africanos”.

Un diplomático africano, que también habló bajo condición de anonimato porque su país aún está calibrando su respuesta, dijo que tiene un “enfoque objetivo y de principios” sobre la resolución de China.

“Tendremos que considerar nuestras relaciones bilaterales con los chinos”, dijo tímidamente la diplomacia. “No vamos simplemente a saltar allí (en apoyo del proyecto de decisión).”

Fuente

Deja una respuesta